(BPT) – Acéptelo, no ha habido mucho que agradecer durante el último año y medio. Si la gratitud es un músculo, muchos de nosotros lo encontramos un poco atrofiado. Pero, ¿sabes qué tienen de bueno los músculos débiles? Con un poco de trabajo, no solo puede volver a ponerlos en forma, sino que también puede hacerlos más fuertes de lo que eran antes.

Todo lo que se necesita es un poco de práctica.

Un estudio de 2018 publicado en el Journal of Positive Psychology descubrió que los adultos agradecidos son más felices y esperanzados. Suena bien, ¿verdad? Como con cualquier meta que valga la pena alcanzar, requiere trabajo. Pero dedicar solo unos minutos al día a fortalecer los músculos de la gratitud generará dividendos duraderos.

Hay muchas formas de ejercitar los músculos de la gratitud. Aquí hay algunos.

1. Meditación Kundalini.

Todos sabemos que se ha demostrado que la meditación Kundalini reduce la presión arterial, ayuda a controlar el dolor, mejora el sueño y disminuye el estrés y la ansiedad. Pero, ¿sabías que también puede aumentar la gratitud a través de la atención plena? Darle una oportunidad. Los estudios demuestran que solo once minutos al día de meditación Kundalini beneficiarán tanto su salud física como mental. Si puede, practíquelo durante 40 días seguidos; esto le inculcará un hábito. Cuarenta días probablemente parezca mucho. Pero lo agradecerás.

Aquí hay una práctica de meditación diaria de 3HO , una organización global dedicada a compartir las enseñanzas de Kundalini Yoga:

Postura: Siéntese en una posición erguida cómoda.

Manos: Junta tus manos, como si estuvieras a punto de beber de un arroyo alpino limpio, y mantenlas frente a tu corazón. Relaja los hombros, deja que los brazos descansen a los lados y siente cómo se relajan y liberan todas las demás partes de tu cuerpo.

Ojos y enfoque mental: en esta postura, simplemente siéntese con los ojos cerrados e intente visualizar todo lo que está agradecido en su vida cayendo en sus manos ahuecadas.

Respiración: Respira profundamente y siente cómo te fusionas con la luz de todas esas bendiciones que tienes en tus manos.

Tiempo: Continúe durante 3, 11 o 31 minutos (o el tiempo que se sienta cómodo para hacerlo). 2. Rosa, Capullo, Espina.

Este es un excelente ejercicio de gratitud para practicar si tienes niños, pero también se puede practicar solo o con un gato muy paciente.

Tómese un momento cada noche y pregúntese cuál fue la mejor parte de su día (su rosa), qué anhela (su capullo) y qué no salió bien (su espina). Si vives con otras personas, da la vuelta a la mesa y comparte.

3. Uso de hilo dental de agradecimiento.

Cuando te estés cepillando los dientes por la mañana, da las gracias. No tienes que escribir una nota de agradecimiento. Estás ocupado, usando hilo dental. Simplemente revise una lista mental y si hay alguien que ha sido amable con usted recientemente, agradézcale mentalmente. Eso es todo. Fácil.

4. Lista de agradecimientos.

Muchos de nosotros hemos intentado llevar diarios, solo para abandonarlos después de unas pocas páginas. Este diario es fácil. De hecho, considérelo menos como un diario y más como una lista. Todo lo que tienes que hacer es escribir tres cosas por las que estás agradecido todos los días. ¡Eso es! Incluso pueden ser las mismas tres cosas todos los días. La idea es desarrollar el hábito de pensar y reconocer la bondad.

Estos ejercicios de agradecimiento son solo sugerencias. Vea lo que funciona para usted. Parte de practicar la gratitud es reconocer que está bien hacer lo que puedas, en lugar de lo que crees que deberías. Ser amable con usted mismo. El resto seguirá. Para obtener más ideas sobre cómo se puede practicar Kundalini Yoga y Meditación en casa y beneficiar su rutina de salud y bienestar, visite https://www.3ho.org .

Deja una respuesta