por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

Las arritmias cardíacas son un grupo de afecciones caracterizadas por latidos cardíacos irregulares. Una de esas condiciones es la fibrilación auricular (FA), que afecta las cámaras superiores del corazón (las aurículas). Los latidos cardíacos rápidos e irregulares son la causa principal de los síntomas asociados con la fibrilación auricular. Estos síntomas incluyen palpitaciones, mareos, ansiedad y reducción de la capacidad de ejercicio, lo que finalmente da como resultado una calidad de vida gravemente deteriorada. La fibrilación auricular tiende a progresar de episodios breves a ataques más largos y frecuentes, aunque los episodios asintomáticos son comunes incluso en pacientes que presentan síntomas de manera rutinaria. Las complicaciones médicas comunes incluyen grandes variaciones en la presión arterial y un mayor riesgo de accidente cerebrovascular. Se han identificado algunos factores de riesgo de estilo de vida para la FA, siendo el más importante la hipertensión junto con la obesidad, el alcohol y el consumo de cafeína.

A pesar de los avances recientes en la farmacoterapia, las tasas de mortalidad por arritmia ventricular y FA siguen siendo altas y, a la edad de 80 años, el riesgo de desarrollar FA a lo largo de la vida es de aproximadamente el 22 %. Existe una importancia epidemiológica creciente de la FA dados los informes que predicen una duplicación de la prevalencia de FA para 2050. La falta actual de un tratamiento eficaz para la FA exacerba este sombrío pronóstico. El tratamiento convencional se basa en farmacoterapia y estrategias ablativas/quirúrgicas, ambas con limitaciones. La terapia con medicamentos antiarrítmicos se asocia con una tasa de recurrencia relativamente alta y, paradójicamente, puede precipitar más arritmia ventricular. Por otro lado, la ablación con catéter puede suprimir eficazmente las primeras etapas de la FA (FA paroxística), pero es difícil de lograr con la FA persistente o la enfermedad cardíaca concomitante. Por lo tanto, existe la necesidad de terapias integradoras y complementarias que vayan más allá del alivio de los síntomas para tratar los factores de riesgo subyacentes del estilo de vida y mejorar la calidad de vida de las personas con FA.

La terapia de yoga puede resultar ser uno de esos tratamientos complementarios para la FA. El yoga es especialmente conocido por su capacidad para afectar el sistema nervioso autónomo, incluida la actividad simpática y parasimpática, lo que tiene un impacto positivo en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Además, se ha demostrado que la práctica del yoga reduce el estrés y la ansiedad, mejorando así la calidad de vida de los pacientes con fibrilación auricular. Finalmente, el yoga tiene una eficacia potencial para abordar los factores de riesgo subyacentes del estilo de vida, como la obesidad, al mejorar los comportamientos, incluida la alimentación y la actividad física. La práctica del yoga también puede conducir a una reducción del consumo excesivo de alcohol y cafeína al mejorar la conciencia del cuerpo físico y proporcionar herramientas alternativas para hacer frente a la situación. A la luz de estos beneficios, la eficacia de la terapia de yoga para la FA ha sido un tratamiento alternativo atractivo, especialmente porque hay muy pocos efectos secundarios negativos, si es que hay alguno, y el yoga es menos costoso que los medicamentos o la cirugía.

Ahora hay un pequeño pero creciente cuerpo de evidencia de investigación de ensayos clínicos que documenta los efectos beneficiosos del yoga en pacientes con arritmia cardíaca. Un estudio de 2012 de la Universidad Sant Gadge Baba Amravati en India fue el primero en presentar datos sobre los efectos del pranayama (respiración yóguica) en los marcadores de inestabilidad eléctrica del miocardio (tejido cardíaco). Los investigadores evaluaron a 27 pacientes después de un programa de 12 semanas de 36 sesiones de pranayama. Se modificó la intensidad de los ejercicios y todos los participantes completaron con éxito la intervención de pranayama. Los resultados mostraron numerosas mejoras prometedoras en la salud cardiovascular. Por ejemplo, la capacidad de ejercicio aumentó en un 25 % y los índices de dispersión de la repolarización eléctrica ventricular (un marcador del mal funcionamiento del tejido cardíaco) se redujeron notablemente. Este último hallazgo indica una disminución significativa en el riesgo de los pacientes de tener arritmia ventricular y muerte súbita inducida por el corazón. Estas marcadas mejoras sugieren que se deben considerar formas más tradicionales de yoga que incluyen pranayama en las aplicaciones clínicas de terapia de yoga.

El primer estudio para examinar el impacto del yoga en pacientes con fibrilación auricular se publicó en 2013 en el prestigioso Journal of the American College of Cardiology. Investigadores del Hospital y Centro Médico de la Universidad de Kansas evaluaron a 53 pacientes con fibrilación auricular paroxística que tenían entre 18 y 80 años. Todos los pacientes recibieron entrenamiento de yoga Iyengar durante 60 minutos al menos dos veces por semana y las sesiones consistieron en pranayama, ejercicios físicos de yoga y relajación. Los resultados mostraron que la intervención de yoga redujo significativamente la cantidad de episodios sintomáticos y mejoró la frecuencia cardíaca y la presión arterial en reposo. Además, los puntajes de depresión, ansiedad y calidad de vida mejoraron significativamente, lo que destaca la eficacia del yoga para abordar los impactos secundarios de la FA en la salud mental y física. Estos primeros hallazgos subrayan el valor terapéutico de un tratamiento conductual no invasivo y de bajo costo como el yoga. Se necesita investigación futura para dilucidar si los hallazgos son aplicables a formas más crónicas de FA.

En 2017 se publicó un estudio más reciente realizado por investigadores de la División de Medicina Cardiovascular del Hospital Danderyd en Estocolmo, Suecia. En este ensayo clínico, 80 pacientes con FA paroxística fueron asignados al azar a un grupo de control de atención estándar o recibieron tratamiento estándar en combinación con yoga durante 12 semanas. La intervención basada en Kundalini Yoga (Mediyoga http://en.mediyoga.com/) fue adaptada para personas con enfermedades cardíacas e incluyó respiración profunda seguida de movimientos ligeros, Sat Kriya y meditación. Los resultados mostraron que el yoga mejoró significativamente las puntuaciones de calidad de vida, un resultado importante para esta población de pacientes. Además, las puntuaciones de la frecuencia cardíaca y la presión arterial fueron significativamente más bajas en el grupo de yoga en comparación con las del grupo de control. Dado que la hipertensión es un factor de riesgo importante para la fibrilación auricular y que la mayoría de los pacientes tienen una presión arterial mal regulada, estos resultados sugieren que el yoga puede resultar un tratamiento complementario importante para esta afección.

A pesar de estos hallazgos preliminares alentadores que demuestran la eficacia y la ausencia de efectos secundarios significativos para las intervenciones de yoga en pacientes con FA, se basan en muy pocos ensayos y se requieren más estudios con tamaños de muestra más grandes para corroborar estos resultados. También se necesita investigación futura para dilucidar algunos de los mecanismos subyacentes a los marcadores de inestabilidad eléctrica en el tejido cardíaco y cómo la respiración y los ejercicios yóguicos pueden tener un impacto positivo en la actividad eléctrica anormal de las células cardíacas.

Teacher

Sign up form for Mexico Hybrid


Sign up form for Mexico Hybrid

Esto se cerrará en 0 segundos