Por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.
El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), como se describe en la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), es una condición de salud mental definida relativamente recientemente que ha alcanzado una gran notoriedad en la sociedad moderna. Sin embargo, los niños hiperactivos excesivos, inatentos e impulsivos se han descrito en la literatura médica durante los últimos 200 años. Si bien la nomenclatura clínica ha cambiado con el tiempo, muchas de las descripciones históricas son consistentes con los criterios de diagnóstico modernos para el TDAH. Los tres grupos de síntomas del TDAH son falta de atención (se distrae con facilidad, se desvía de la tarea, dificultad para mantener la concentración, desorganización), hiperactividad (inquietud, moverse constantemente cuando no es apropiado, moverse demasiado, tocar o hablar) e impulsividad (acciones apresuradas sin previsión). que pueden tener un alto potencial de daño o consecuencias negativas, deseo de recompensas o gratificaciones inmediatas, comportamiento socialmente intrusivo). Dada la similitud entre estos síntomas y los que resultan de la privación crónica del sueño que es universalmente común en niños, adolescentes y adultos, es importante que médicos calificados realicen un diagnóstico cuidadoso. El TDAH afecta a niños y adolescentes y puede continuar hasta la edad adulta. De hecho, el TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos más prevalentes de la infancia con una prevalencia estimada del 5%.
Esta condición puede tener un impacto negativo en el estilo de vida de un niño al afectar negativamente el rendimiento académico, las relaciones sociales y la calidad de vida. Otras características clínicas asociadas comunes incluyen trastornos del sueño, que pueden afectar el funcionamiento cognitivo, y la obesidad, que parece especialmente frecuente en niños con TDAH. Además, las personas tienen un alto riesgo de trastornos comórbidos por la presencia de depresión en aproximadamente el 30 % de los pacientes y ansiedad en más del 25 % de los pacientes. La presencia de estos factores de riesgo exacerbantes y comórbidos justifica consideraciones de tratamiento especiales. Si bien la psicoterapia convencional puede abordar los factores de riesgo comórbidos, por lo general no brinda capacitación en autorregulación que pueda ayudar a los niños con TDAH a elegir y adoptar comportamientos socialmente apropiados. Además, los tratamientos farmacoterapéuticos actuales que incluyen estimulantes, si bien son relativamente efectivos a corto plazo, pueden tener efectos secundarios graves, como falta de apetito, irregularidades cardiovasculares, pensamientos suicidas y trastornos del sueño. Por estas razones, la seguridad y la eficacia de las terapias conductuales, complementarias e integradoras deben evaluarse más a fondo.
El yoga puede resultar ser uno de esos enfoques terapéuticos, ya que la capacidad de calmar las fluctuaciones incesantes de la mente es un componente fundamental de la filosofía y la práctica del yoga. De hecho, los practicantes avanzados reportan menos divagaciones mentales y distracciones. Esto sugiere que las formas más tradicionales de yoga, que incluyen la meditación, podrían ser útiles para promover el control de la atención. De hecho, la meditación consciente puede mejorar los déficits neuropsicológicos presentes en los pacientes con TDAH, como el control de la atención, la regulación de las emociones y el funcionamiento ejecutivo, al fortalecer las regiones cerebrales que se consideran relevantes para estos déficits. Otro beneficio de la meditación de atención plena en el TDAH es que los pacientes aprenden a observar y tomar conciencia de los estados emocionales como eventos pasajeros temporales, lo que mejora la regulación emocional, lo que ayuda a prevenir reacciones impulsivas a las emociones. Estudios recientes indican que el entrenamiento en meditación consciente tiene efectos de mejora en los síntomas del TDAH, lo que hace que las formas tradicionales de yoga, que incluyen la meditación, sean una alternativa viable a los tratamientos psicofarmacológicos convencionales. Además, el yoga incorpora los beneficios del ejercicio físico, que ha demostrado efectos positivos de moderados a grandes sobre la falta de atención, la hiperactividad, la impulsividad, la ansiedad, la función ejecutiva y los trastornos sociales en niños con TDAH.
Hay menos de una docena de estudios de investigación sobre yoga en pacientes con TDAH, aunque es probable que este número aumente con la creciente prevalencia del yoga y la meditación en el tratamiento de trastornos neuropsiquiátricos. La mayoría de los estudios no tienen grupo control y contienen un alto riesgo de sesgo debido a las limitaciones del diseño. Los hallazgos generales, sin ser concluyentes, sugieren que el yoga podría mejorar varios de los factores de riesgo asociados con el TDAH. Por ejemplo, un ensayo controlado aleatorio (RCT, por sus siglas en inglés) de 2004 evaluó a 19 niños que se estabilizaron con medicamentos y luego se asignaron al azar a un grupo de yoga o de control donde realizaron actividades cooperativas. El grupo de yoga recibió entrenamiento postural que incluía estiramiento y soporte de carga en combinación con ejercicios respiratorios rítmicos. El grupo de yoga también recibió un entrenamiento de relajación donde los participantes relajaron progresivamente diferentes partes del cuerpo. Finalmente, se impartió una técnica de concentración llamada Trataka donde los participantes se concentraron en una palabra o forma y luego vieron la imagen con los ojos cerrados mientras permanecían concentrados. Los resultados mostraron varias mejoras significativas en el grupo de yoga pero no en el grupo de control en cinco subescalas de las Escalas de calificación de padres de Conners (CPRS), un cuestionario estandarizado de TDAH, que mide la oposición, la responsabilidad emocional, la inquietud y el índice de TDAH. Aunque el tamaño pequeño de la muestra y el conjunto de datos limitado no brindaron un fuerte apoyo para el uso del yoga para el TDAH, los hallazgos sugirieron que el yoga puede tener mérito como tratamiento complementario para los niños que ya están estabilizados con medicamentos.
Otro estudio mucho más reciente fue realizado por el prestigioso Instituto Nacional de Salud Mental y Neurociencias en Bangalore, India en 2013 y evaluó a 9 niños diagnosticados con TDAH. Después de 8 sesiones de yoga, los investigadores notaron una mejora significativa en los síntomas del TDAH evaluados a través de varias herramientas, incluida la escala de calificación del TDAH y la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, la falta de adherencia de los niños a la práctica del yoga después del alta de la unidad de psiquiatría infantil en este estudio destaca una de las limitaciones de la terapia de yoga a largo plazo para los niños. A pesar del pequeño tamaño de la muestra y la falta de un grupo de control, este estudio mostró que los niños pueden aprender yoga y que los pacientes hospitalizados con TDAH reciben beneficios de la práctica de yoga. Un estudio indio separado de un programa conductual multimodal mediado por pares, realizado en un entorno urbano pobre en India, mostró mejoras similares en estudiantes con TDAH. Los estudiantes voluntarios de la escuela secundaria local facilitaron la implementación del programa Climb-Up que consiste en yoga, meditación y terapia de juego para 69 estudiantes más jóvenes de 6 a 11 años, lo que resultó en mejoras notables en el rendimiento escolar de los estudiantes que se mantuvieron durante todo el año. Mediante el uso de voluntarios locales que también actuaron como mentores para los niños más pequeños, el estudio demostró que el yoga podría ser una solución rentable que se puede implementar fácilmente en las escuelas.
En resumen, los estudios de un solo brazo publicados y los ECA piloto tienen poco poder estadístico pero brindan un apoyo preliminar para el uso del yoga con meditación en el tratamiento de personas con TDAH. Sin embargo, dado que este es un nuevo campo de investigación clínica, los hallazgos deben replicarse en grupos más grandes y contener datos de seguimiento para evaluar los resultados a largo plazo del yoga para el TDAH. La investigación en curso en la Universidad de California, Davis, de hecho, está utilizando un diseño RCT para una intervención de yoga de 6 semanas en niños en edad preescolar con TDAH o “en riesgo” de tenerlo. Los investigadores examinarán los síntomas conductuales, el control de la atención y la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV), que es un indicador de la capacidad de autorregulación. Otro nuevo estudio, en la Universidad de Nueva York, se está enfocando en niños con mayores niveles de desregulación emocional y falta de atención en Girls Preparatory Charter School of the Bronx. Los investigadores están analizando la capacidad de Little Flower Yoga for Kids, un programa de yoga y atención plena para niños para mejorar la capacidad de los niños para mantener la atención y regular las emociones. Es probable que aparezcan periódicamente nuevas publicaciones de ensayos clínicos finalizados recientemente en este creciente campo de investigación.

Teacher

Sign up form for Mexico Hybrid


Sign up form for Mexico Hybrid

Esto se cerrará en 0 segundos