Por Hsin-ya Chow, MFA y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

Como un amigo imaginario, la mente errante puede hacernos compañía cuando estamos esperando el autobús o esperando en el consultorio del médico. Sin embargo, también nos hace visitas menos bienvenidas cuando tratamos de concentrarnos en leer o completar una tarea urgente. Esta característica omnipresente de la mente humana ha sido bien conocida durante siglos y fue descrita en las antiguas escrituras Upanishad: “… esta mente mía es extremadamente inquieta” y “vaga de una tela a una olla y de allí a un gran carro. La mente vaga entre los objetos como lo hace un mono de árbol en árbol”. (Annapurna Upanishad III-5 y Annapurna Upanishad III-6).

Los seres humanos tienen una propensión natural a divagar. La mente errante es lo que ocurre cuando contemplamos escenarios de nuestro pasado o futuro, como la discusión de la semana pasada con el cónyuge o el resultado de una próxima reunión de negocios. Hay algunos estudios recientes y en curso que muestran las ventajas evolutivas de la mente errante. La resolución creativa de problemas, la planificación futura y como repaso o alivio del tedio son algunos de los posibles beneficios. Sin embargo, es cuando nos detenemos, como lo hacemos con mayor frecuencia, en temas más desafiantes o estresantes, como la discusión pasada con el cónyuge o la próxima reunión de negocios, cuando se produce una forma menos amistosa de divagar. Esto puede progresar aún más hacia una actividad más perniciosa conocida como rumiación, en la que hay un bucle continuo persistente, la masticación de pensamientos una y otra vez, y esto tiene un precio. Emocionalmente, se produce a costa de la propia felicidad y la sensación de bienestar. El estudio de la divagación mental ahora se ha convertido en un foco de investigación científica para comprender sus consecuencias y los mecanismos subyacentes. En particular, un estudio de Harvard sobre la mente divagadora en las actividades cotidianas, publicado en la prestigiosa revista Science, mostró que las personas eran menos felices cuando sus mentes divagaban que cuando no lo eran y que, “La capacidad de pensar en lo que no está sucediendo es un logro cognitivo que tiene un costo emocional”.

En el cerebro, la divagación mental se asocia principalmente con una red de regiones cerebrales que interactúan denominada red de modo predeterminado (DMN), aunque investigaciones recientes sugieren que otras regiones del cerebro también están involucradas. Se ha demostrado que algunas formas de actividad en la DMN tienen un vínculo directo con los trastornos del estado de ánimo y las condiciones psiquiátricas. Cuanto más se rumia, más se fortalece la red de modo predeterminado. Este fenómeno se conoce como plasticidad cerebral y funciona de manera muy similar a la forma en que podría ocurrir la construcción de un músculo. Cuanto más tiempo se dedica a ejercitar el músculo, más crece y más fuerte se vuelve. Cuanto más tiempo pasas en la mente divagando y rumiando, más dominado está el cerebro por realizar esa actividad, y más infeliz te vuelves. Con el tiempo, demasiada activación de DMN en la rumiación se asocia con factores de riesgo para afecciones de salud mental como depresión, conductas adictivas, trastornos por déficit de atención y trastornos de ansiedad.

Por otro lado, hay una actividad cerebral que es muy diferente a la mente errante o rumiante que está asociada con funciones orientadas a tareas que requieren enfoque y control de la atención. Una de estas actividades es la meditación, el enfoque relajado de la atención. En lugar de pensar en el pasado o el futuro en la mente divagando, esta actividad implica centrarse en el aquí y ahora e implica la activación de las redes de atención en el cerebro en el lóbulo frontal. La meditación es un mecanismo comprobado para entrenar la mente y existen dos formas principales de meditación. Uno es el enfoque cerrado o la meditación concentrativa, en la que uno enfoca la atención en un solo punto u objetivo, como la respiración, una imagen o un mantra. La otra forma se conoce como enfoque abierto, monitoreo abierto o meditación de atención plena en la que uno observa el flujo de pensamiento o sensación en la conciencia. Lo que es común a ambas formas de meditación es que la mente errante inevitablemente interviene repetidamente, y la tarea es redirigir la mente hacia el objeto de atención de una manera relajada.
Esta alternancia entre el foco de atención y la mente errante es un sello distintivo de la práctica de la meditación. Un elegante estudio de investigación de neuroimagen de la meditación en el escáner cerebral fMRI (imágenes de resonancia magnética funcional) distinguió este patrón de actividad durante la meditación, revelando cuatro fases distintas en una secuencia repetitiva: divagación de la mente, conciencia de la divagación de la mente, cambio de atención de nuevo a la intención foco, y atención sostenida o foco. Se observó que el DMN se activó durante la fase de divagación mental, mientras que la corteza prefrontal se activó durante la fase de enfoque. En los meditadores a largo plazo, se observó que estos individuos podían volver más rápidamente a la fase de concentración de la meditación, lo que sugiere que hay cambios duraderos en las regiones del cerebro asociadas con la práctica a largo plazo de la atención centrada en la tarea en la meditación. Otra investigación indica que la activación de las redes de atención en la corteza prefrontal tiene efectos inhibitorios sobre el sistema límbico donde se regulan las emociones. Esto es significativo, porque significa que las mentes de los meditadores, en su conjunto, se benefician de manera sostenible.

La investigación sugiere que las personas más propensas a la divagación mental y la rumiación tienen un mayor riesgo potencial de desarrollar trastornos del estado de ánimo e incluso afecciones psiquiátricas. En los meditadores a largo plazo, las regiones del sistema límbico en realidad tienen un tamaño estructuralmente reducido en comparación con los no meditadores y se reduce el riesgo de trastornos del estado de ánimo. Hay una menor reactividad emocional y una mayor facilidad en la toma de decisiones. Emergen aumentos en la relajación, mejoras en el enfoque y un mayor rendimiento. Cuanto más se medita, más tiempo se dedica a activar las redes de atención, y menos tiempo se dedica a la actividad de la DMN, y es probable que los cambios estructurales sigan el grado de actividad de cada red. En última instancia, con la meditación a largo plazo, se realiza la primera descripción publicada conocida del control activo de la atención en el acto de la meditación en las escrituras Upanishad: “… el hombre que tiene un intelecto discriminatorio como conductor y una mente controlada como conductor”. las riendas, llega al final del camino, ese estado supremo de Vishnu”. (Katha Upanishad 1-III-9).
Hsin-ya Chow ha vivido en Manhattan, Ámsterdam, una comuna y un sótano. Ha trabajado para revistas para hogares como Harper’s Bazaar, Money y TimeOut New York, y ha escrito para boletines que sirven a las comunidades de ecoingeniería y discapacidades del desarrollo. Tiene una Maestría en Bellas Artes en Escritura Creativa de Sarah Lawrence College, una Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Nueva York y una devoción inquebrantable por aprender y amar. En la fiesta mensual de Kundalini Yoga de Hsin-ya, SundaySessions, se alienta a todos a estar en casa exactamente donde están.
Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D. , el Director de Investigación de KRI, recibió su doctorado en fisiología humana y neurociencia en la Universidad de Toronto y ha realizado investigaciones en neurociencia, ritmos biológicos, sueño y trastornos del sueño durante más de 25 años. Ha estado involucrado en la práctica del yoga durante más de 35 años y es un Kundalini Yoga certificado por KRI. Actualmente es Profesor Asistente de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard en la División de Medicina del Sueño en el Brigham and Women’s Hospital en Boston.

Deja una respuesta