Por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

El término autismo ha pasado de ser un diagnóstico médico relativamente oscuro a una palabra familiar. El trastorno del espectro autista (TEA) ahora incluye trastornos que antes se consideraban separados, como el síndrome de Asperger y el trastorno desintegrativo infantil. El TEA es un trastorno del desarrollo neurológico que afecta la capacidad del niño para comunicarse e interactuar con los demás. Los síntomas varían ampliamente entre los pacientes e incluyen comportamientos, intereses y actividades repetitivas restringidas. Además, los retrasos en el habla son comunes en los niños con TEA. Aunque aún no se han identificado las causas específicas de los TEA, se han identificado varios factores de riesgo en la investigación bibliográfica, como la genética, los factores prenatales y perinatales, las anomalías neuroanatómicas y los factores ambientales. En los últimos años, la cantidad de niños identificados con ASD ha aumentado y los médicos están mejor capacitados para identificar ASD incluso en la edad adulta. La prevalencia de este trastorno es global, con aproximadamente 1-3% de todos los niños diagnosticados con TEA. Su impacto social es devastador.

Las opciones de tratamiento para los TEA han aumentado, pero la mayoría de las intervenciones se basan en los resultados y siguen dependiendo en gran medida del cumplimiento de los estándares del seguro, a menudo en detrimento de satisfacer las múltiples necesidades superpuestas del paciente. Además, los tratamientos farmacológicos convencionales solo abordan los síntomas externos como la irritabilidad, la depresión y la hiperactividad. Las intervenciones farmacológicas no muestran un beneficio claro en el tratamiento de los síntomas centrales y tienen efectos adversos conocidos. Las opciones de tratamiento no médico para la depresión y la ansiedad comórbidas en los TEA incluyen principalmente la terapia cognitiva conductual (TCC) y, aunque los estudios han descrito los efectos positivos de esta intervención, los investigadores también han destacado varias limitaciones. En particular, las ganancias de la TCC pueden ser relativamente de corta duración y la generalización de la TCC a situaciones de la vida real parece ser limitada. Por lo tanto, se requieren terapias holísticas que aborden las diversas necesidades de los pacientes y faciliten el aprendizaje de habilidades duraderas, como la autogestión y la conciencia social.

El yoga y la meditación pueden resultar ser una de esas intervenciones holísticas. De hecho, la meditación afecta positivamente las funciones ejecutivas centrales, como el autocontrol y la flexibilidad cognitiva, y esto puede ayudar a los pacientes a manejar mejor las situaciones de alta demanda ejecutiva. Se ha demostrado que la meditación fortalece la conectividad cerebral interhemisférica al aumentar la activación del cuerpo calloso, una estructura de materia blanca que conecta el hemisferio cerebral izquierdo y derecho. Dado que los pacientes con TEA a menudo sufren una disfunción de la integración sensorial, podrían beneficiarse de una transferencia de información interhemisférica más eficiente y del aumento resultante en la integración de experiencias complementarias. Además, la meditación mejora los patrones de respiración y los estudios que muestran cambios en los niveles hormonales demuestran el potencial de la meditación para cambiar los parámetros y ritmos fisiológicos. Otras formas tradicionales de meditación yóguica emplean el uso de mantras que actúan como moduladores psicofísicos de la salud. Dado que el lenguaje, la música y el canto comparten las mismas redes funcionales, cantar mantras con música puede compensar las deficiencias en la adquisición del lenguaje. Además, el canto de mantras acompañado de mudras o gestos con las manos facilita la sincronicidad interhemisférica, que se pone en marcha mediante sonidos vocales rítmicos y patrones de respiración. Estas formas tradicionales de meditación, que se han dado a conocer en Occidente a través de disciplinas como el Kundalini Yoga, son más fáciles de seguir y controlar.

Además de los beneficios de la respiración, el mantra y el mudra, el yoga también incluye movimiento corporal y conciencia. La actividad física permite que los niños con TEA aprendan conceptos relacionados con el control de los impulsos, la capacidad de calmar el cuerpo después de la actividad y la autorregulación general. De hecho, los niños con ASD a menudo carecen de coordinación y conciencia corporal y se ha demostrado que el movimiento del yoga aumenta la conciencia vestibular y propioceptiva que puede apoyar la atención sostenida, la regulación del comportamiento y la conciencia general del cuerpo. La repetición y la rutina de las secuencias de movimiento, como los saludos al sol, pueden aumentar la capacidad del niño para llevar a cabo planes motores y tiene el beneficio de capitalizar la necesidad inherente de estructura y repetición del paciente. Además, los padres que practican junto a sus hijos también pueden beneficiarse de la reducción del estrés de la crianza, evitando que los rechacen y se vuelvan demasiado reactivos con sus hijos.

Una revisión de 2015 de la investigación sobre la eficacia del yoga para pacientes con TEA realizada por Gwynette et al. revela que, hasta el momento, solo dos estudios publicados en revistas revisadas por pares implementaron un protocolo estandarizado, evaluaron los resultados clínicos y utilizaron un grupo de control o los sujetos como su propio control. Sin embargo, estos estudios, junto con otros ensayos publicados, sugieren que las intervenciones de yoga pueden mejorar los síntomas centrales del TEA y varios estudios de casos respaldan este hallazgo a pesar de las debilidades inherentes en el poder estadístico, el riesgo de sesgo en el diseño experimental y las medidas de resultado inconsistentes.

Uno de los estudios de Gwynette et al. La revisión es un estudio piloto de 2011 del Hospital y Centro Médico Saint Francis en Hartford, Connecticut. Los investigadores observaron la eficacia de un programa de yoga, danza y musicoterapia de 8 semanas en un grupo de 24 niños diagnosticados con TEA de 3 a 16 años. Si bien el estudio informó mejoras estadísticamente significativas para todos los sujetos en las características psicológicas y de comportamiento, la naturaleza multimodal del tratamiento nos impide saber cuánto contribuyó el componente de yoga a la eficacia.

Otro pequeño estudio en Bengaluru, India, aplicó vigorosos calentamientos y prácticas de relajación seguidas de posturas tradicionales de yoga (asana), respiración yóguica y mantra en 12 niños con TEA durante un período de dos años académicos. Los resultados confirmaron informes previos de cambios de comportamiento cualitativos, incluida una mayor tolerancia a sentarse y la proximidad de los adultos, y la socialización posterior. Los resultados cuantitativos mostraron la regularización de la actividad inmune aberrante.

En otro estudio, Koenig et al. comparó a estudiantes que se sometieron a una intervención diaria de yoga de 16 semanas con estudiantes que se involucraron en su rutina matutina estándar. Descubrieron que el grupo de intervención mostró una reducción de los comportamientos desadaptativos, que incluyen irritabilidad, letargo, aislamiento social, hiperactividad e incumplimiento. Dado que se trataba de un plan de estudios de yoga manualizado, puede servir como una intervención conductual viable para los terapeutas escolares. Aunque el estudio demuestra el impacto significativo de las intervenciones de yoga en los comportamientos clave del aula entre los niños con TEA, la falta de aleatorización y la ausencia de evaluadores ciegos pueden haber contribuido al sesgo en el estudio.

A medida que aumenta la concientización sobre el TEA y se diagnostica con más frecuencia, es importante aplicar y probar intervenciones terapéuticas holísticas, como el yoga, que abordan las diversas necesidades del paciente. A pesar de las importantes limitaciones de la investigación en este nuevo campo, la eficacia potencial del yoga parece prometedora. Es un enfoque terapéutico potencialmente rentable que parece ser bien recibido por los pacientes con TEA y sus padres, por lo que se justifica una investigación futura de mayor cantidad y calidad.

Deja una respuesta