Por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2), también llamada diabetes del adulto, es una enfermedad metabólica que anteriormente solo se diagnosticaba en la mediana edad, pero que ahora afecta a los adultos más jóvenes e incluso a los niños. Este trastorno se caracteriza por defectos en la producción y acción de la insulina, lo que resulta en niveles elevados de glucosa en sangre, lo que puede tener consecuencias médicas graves. Las complicaciones a largo plazo de la diabetes representan más casos de adultos de pérdida de la visión, enfermedad renal en etapa terminal y amputaciones que cualquier otra enfermedad. Además, la diabetes aumenta significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular y puede estar relacionada con el cáncer. La DM2 es en gran parte una enfermedad del estilo de vida causada por una actividad física inadecuada, dietas ricas en alimentos altamente procesados y azúcares refinados y niveles elevados de estrés vital. Veintiocho millones de personas en los Estados Unidos tienen DM2, y se considera que más de 80 millones tienen un alto riesgo de desarrollarla, un estado llamado prediabetes o síndrome metabólico. En todo el mundo, se estima que más de 350 millones de personas tienen DM2, una enfermedad que afecta a muchos países en desarrollo con recursos limitados.

El alto costo y la efectividad relativamente baja del tratamiento convencional han resultado en una carga económica estimada en un total de $322 mil millones anuales en los Estados Unidos. El tratamiento convencional tiene como objetivo controlar los niveles de glucosa a través de medicamentos, educación y esquemas de cambio de comportamiento. Sin embargo, el cambio de comportamiento es notoriamente difícil de promulgar porque las mismas condiciones ambientales y sociales que dieron lugar al comportamiento que causa la enfermedad todavía están vigentes. Los inconvenientes del tratamiento farmacéutico incluyen dependencia, resistencia y efectos adversos a largo plazo. En consecuencia, ha habido una búsqueda concentrada de tratamientos no farmacéuticos y medidas preventivas. Los tratamientos conductuales, como las intervenciones en el estilo de vida que abordan los factores de riesgo de la obesidad y la actividad sedentaria, reducen el desarrollo de diabetes hasta en un 58 % y disminuyen la necesidad de medicamentos. Sin embargo, las actuales intervenciones conductuales convencionales en el estilo de vida tienen una efectividad limitada; este es un factor que probablemente se puede mejorar con el yoga.

Las intervenciones de yoga abordan varios factores de riesgo de DM2 y brindan un enfoque holístico muy necesario para el tratamiento de DM2. En el yoga, los ejercicios físicos están relacionados con el estilo de vida y los cambios de comportamiento que incluyen la dieta, la relajación y el manejo del estrés. Un aspecto menos conocido del yoga es el apoyo social que brinda una clase de yoga o una comunidad, y el apoyo social está fuertemente relacionado con la mejora del autocuidado de la diabetes y los resultados clínicos. El yoga es mejor conocido por aumentar el estado físico y la función física, mejorando así el metabolismo de la glucosa y la salud psicológica. Al mismo tiempo, el yoga promueve y apoya la pérdida de peso y, por lo tanto, aborda la obesidad, que es una de las principales causas de la aparición y las complicaciones de la DM2. Finalmente, los dos resultados más beneficiosos y consistentes del yoga son un aumento en la conciencia del cuerpo y la capacidad para afrontar el estrés. Esto conduce a una serie de efectos positivos posteriores que incluyen mejoras en los comportamientos saludables, evitación de comportamientos no saludables, mejores ciclos de sueño, estado neuroendocrino equilibrado, función metabólica mejorada y respuestas inflamatorias reducidas. Hay investigaciones convincentes que muestran que el yoga mejora la atención plena y la conciencia de la mente y el cuerpo, y esto bien puede alentar a las personas a gravitar hacia comportamientos saludables, como el ejercicio y la elección de alimentos saludables, y alejarse de los hábitos no saludables, como consumir comida chatarra. Todo esto se debe a su experiencia mejorada de los efectos positivos de estos comportamientos. La evidencia sugiere que el estrés puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de la diabetes, razón por la cual las técnicas de relajación, como las que se encuentran en el yoga, podrían servir como un complemento muy eficaz para otras modificaciones del estilo de vida. Por lo tanto, hay muchas razones para creer que el yoga debería ser eficaz para prevenir y tratar la DM2.

Regulación Metabólica
Los estudios que evaluaron las intervenciones de yoga en pacientes con DM2 encontraron que el yoga normalizó las funciones metabólicas, lo que resultó en una mayor sensibilidad a la insulina, tolerancia a la glucosa y mejores perfiles de lípidos. Estos efectos beneficiosos del yoga sobre el control glucémico están bien documentados. Una revisión reciente en el International Journal of Yoga Therapy analizó la evidencia de los beneficios del yoga en adultos con DM2. Los estudios revisados por pares publicados entre 1970 y 2006 analizaron los efectos del yoga sobre la diabetes y los factores de riesgo de la diabetes en una amplia gama de resultados, como resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa, presión arterial elevada y exceso de peso corporal. Cada uno de estos factores está fuertemente implicado en el desarrollo y progresión de la DM2. A pesar de la considerable variabilidad en el diseño, las medidas clínicas y las poblaciones objetivo, la mayoría de los ensayos informaron cambios positivos en al menos uno de los resultados relacionados con la DM2 y también en los resultados clínicos. La revisión más reciente de la investigación sobre la terapia de yoga para la DM2 fue publicada este año por Kim Innes de la Universidad de West Virginia en el Journal of Diabetes Research. Los investigadores encontraron 33 artículos que informaban sobre los hallazgos de 25 ensayos controlados (12 de ellos ECA) que representaban a 2170 sujetos de investigación participantes y concluyeron que “en conjunto, los hallazgos sugieren que las prácticas de yoga pueden promover mejoras significativas en varios índices de importancia en el manejo de la DM2, incluido el control glucémico , niveles de lípidos y composición corporal. Datos más limitados sugieren que el yoga también puede reducir el estrés oxidativo y la presión arterial; mejorar la función pulmonar y autonómica, el estado de ánimo, el sueño y la calidad de vida; y reducir el uso de medicamentos en adultos con DM2”.

Sensación mejorada de bienestar
En un estudio piloto realizado por Shanti Shanti Kaur Khalsa y Guru Parkash Kaur del Centro de Medicina y Humanología Guru Ram Das (fundado por Yogi Bhajan en Española, Nuevo México para aplicar las prácticas de Kundalini Yoga para poblaciones terapéuticas), aplicaron 3 cuestionarios evaluar la efectividad de un programa de intervención de estilo de vida y Kundalini Yoga de 8 semanas en pacientes diabéticos. Uno de ellos fue la Auditoría de la Calidad de Vida del Dependiente de la Diabetes, que mide la percepción de los individuos sobre el impacto de la diabetes en su calidad de vida. La mejora en la calidad de vida se midió en 9 de 11 participantes. La segunda escala fue el Perfil de Estados de Ánimo que consta de subescalas que miden los siguientes estados de ánimo: ira, confusión, depresión, fatiga, ansiedad y vigor. Hubo una mejora estadísticamente significativa en todos los estados de ánimo anteriores después de la participación en el programa de diabetes. La tercera medida fue la Evaluación funcional de la terapia de enfermedades crónicas – Bienestar espiritual, que mide un factor de fe, así como un factor de significado y paz. Hubo una mejora estadísticamente significativa en el bienestar espiritual después de la participación en el programa de diabetes según lo medido por esta escala. La evaluación mostró que la mayoría de los participantes encontraron extremadamente útiles los componentes del programa, especialmente en las áreas de estado de ánimo, manejo del estrés, calidad de vida y capacidad para relajarse. Aunque tales hallazgos respaldan la eficacia del yoga como una intervención terapéutica para mejorar la calidad de vida y el manejo del estrés, se requieren ensayos controlados aleatorios más grandes para corroborar los resultados.

Ayudar a controlar los niveles de glucosa
Ahora hay un número creciente de estudios con tamaños de muestra más grandes que muestran que el yoga puede tener un impacto positivo en la diabetes. Por ejemplo, un estudio indio reciente de 2015 destaca la eficacia del yoga para controlar los niveles de glucosa en sangre en pacientes con DM2. El estudio se realizó en el Departamento de Fisiología y Clínica Diabética de un hospital universitario durante un período de dos años. Los sujetos fueron 30 pacientes diabéticos masculinos de mediana edad y un número igual de voluntarios no diabéticos conformaron el grupo de control. La disminución significativa de los niveles de glucosa en sangre después del yoga, tanto en el grupo experimental como en el de control, indica el papel potencial del yoga como estrategia preventiva y de tratamiento para la DM2. Además, hay alguna razón para creer que el yoga puede rejuvenecer o regenerar las células beta del páncreas, lo que puede normalizar la producción de insulina.

Dados sus efectos positivos sobre la regulación metabólica, el bienestar físico y la salud mental, el yoga puede considerarse una terapia complementaria rentable y no invasiva para el tratamiento de la DM2. Con pocas excepciones, los estudios documentan cambios beneficiosos en los participantes del programa de yoga y sugieren mejoras en varios índices de riesgo mencionados anteriormente, como la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina, los perfiles de lípidos, la presión arterial, el estrés oxidativo y la función pulmonar. Sin embargo, varios de los estudios actuales tienen tamaños de muestra pequeños que impiden la generalización de los hallazgos. El potencial terapéutico del yoga frente a una epidemia mundial de diabetes justifica una investigación adicional, que requerirá más financiación de nuestras instituciones de salud pública. Esto probablemente resultaría ser una inversión valiosa dado que el tratamiento farmacéutico convencional viene con una serie de efectos secundarios y una eficacia limitada. El yoga es potencialmente un protocolo altamente rentable para tratar y prevenir la DM2, ya que aborda las causas subyacentes junto con los síntomas.

Deja una respuesta