Por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

Yoga for Menstrual Pain
La dismenorrea se define como cólicos menstruales dolorosos que se originan en el útero. La condición se divide comúnmente en dos categorías, a saber, dismenorrea primaria, que es dolor menstrual sin una enfermedad identificable, y dismenorrea secundaria, que tiene una causa identificable, como endometriosis, fibromas, enfermedad pélvica inflamatoria y el uso de dispositivos anticonceptivos intrauterinos. Los factores de riesgo para la dismenorrea incluyen la duración del flujo menstrual, una edad más temprana al comienzo de la menstruación (menarquia), el tabaquismo, la obesidad y el consumo de alcohol. Los altos niveles de estrés, depresión y ansiedad también pueden aumentar en gran medida la incidencia de dismenorrea. La interrupción de las redes sociales también parece ser un factor que contribuye a la condición. Aunque las estimaciones de prevalencia varían del 45 al 95 por ciento, la dismenorrea parece ser la condición de salud más común de las mujeres, independientemente de la edad y la nacionalidad. A pesar de esta alta prevalencia, el tratamiento convencional suele incluir píldoras anticonceptivas y analgésicos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE; por ejemplo, ibuprofeno, naproxeno, etc.). Muchas mujeres también eligen la terapia conductual para el control del dolor, como la relajación y las imágenes positivas, aunque la evidencia es limitada en cuanto a su eficacia.

El yoga puede resultar un valioso enfoque conductual complementario que no conlleva los mismos riesgos para la salud que la farmacoterapia convencional. De hecho, los AINE pueden inducir úlceras estomacales y las píldoras anticonceptivas se han asociado con un mayor riesgo de trombosis. El yoga puede ser una alternativa eficaz ya que la práctica puede aumentar la fuerza muscular y la flexibilidad, aliviando así la congestión de los órganos, especialmente el útero. El yoga también puede reducir el dolor al ayudar al centro del dolor del cerebro a regular los mecanismos del dolor ubicados en la médula espinal y moderar la secreción de analgésicos naturales en el cuerpo. Dado que el yoga se ha asociado con una mayor autorregulación y una reducción en la activación simpática y el dominio del estrés, la práctica puede ayudar a una persona a sobrellevar mejor el estrés, la ansiedad y la depresión, que son factores de riesgo para la dismenorrea. Los ejercicios de respiración yóguica lenta también pueden reducir el dolor, ya que la exhalación enfocada reduce la tensión y el estrés. Finalmente, el yoga puede ayudar a restablecer el equilibrio entre los sistemas endocrino y reproductivo.

Cada vez hay más pruebas de ensayos de investigación que respaldan la práctica del yoga para aliviar el dolor menstrual. Una revisión reciente de la literatura incluyó quince estudios que evaluaron el impacto del yoga en los trastornos menstruales. De estos, nueve fueron ensayos controlados aleatorios (ECA; el estándar de oro del diseño de estudios científicos) y seis fueron estudios de intervención de un solo grupo o de un solo caso. La mayoría de los estudios se realizaron en India y el resto en otros países asiáticos e Irán (curiosamente, aunque los investigadores en los EE. UU. han contribuido de manera importante a la investigación sobre el yoga, hasta donde sabemos, no hay investigaciones en los EE. UU. sobre este tema) . Los estudios de esta revisión se centraron en el impacto del yoga sobre los síntomas premenstruales y el malestar menstrual. Los participantes tenían entre 13 y 45 años y se les administró una variedad de intervenciones de yoga que incluyen yoga físico, respiración, meditación y dos estudios incluso midieron el impacto único de las técnicas de relajación muscular progresiva llamadas Yoga Nidra. Todos los estudios informaron resultados beneficiosos, como menor malestar menstrual autoinformado, menor homocisteína sérica (que es un aminoácido asociado con el estrés vascular y los coágulos sanguíneos) y menores puntajes de dolor. Sería interesante estudiar los efectos del yoga sobre la menstruación en practicantes regulares de yoga, sin embargo, tal estudio aún no se ha realizado.

Un estudio de 2011 realizado en el Departamento de Partería de la Universidad Islámica Azad en Irán encontró que el yoga redujo la gravedad y la duración de la dismenorrea primaria. Los participantes del ensayo consistieron en 92 estudiantes mujeres, de 18 a 22 años de edad, que fueron asignadas aleatoriamente al grupo experimental de yoga o al grupo de control. El grupo experimental practicó posturas de cobra, gato y pez (posturas comunes de Hatha Yoga) durante la fase lútea del ciclo menstrual y cada grupo fue evaluado durante tres ciclos menstruales. Los investigadores encontraron una mejora significativa en la intensidad y duración del dolor en el grupo de yoga en comparación con las puntuaciones de referencia y los sujetos del grupo de control. Estos hallazgos preliminares sugieren que las posturas de yoga pueden ser un tratamiento seguro y eficaz para la dismenorrea primaria.

Un estudio de 113 estudiantes de medicina del Instituto de Ciencias Médicas Dr. Pinnamaneni Siddhartha en India también midió el efecto del yoga en la dismenorrea primaria. Los 60 participantes del grupo experimental asistieron a 40 minutos de clase de yoga todos los días durante tres meses. Además, practicaban 10 minutos de pranayama y meditación diariamente. Los investigadores observaron que las estudiantes que tenían los puntajes más altos de dolor menstrual también obtuvieron puntajes más altos en la escala de estrés. Los resultados revelaron que el grupo de intervención de yoga tuvo mejoras pronunciadas y significativas en el estrés percibido y el 82 por ciento de los sujetos en este grupo informaron un alivio completo del estrés. Además, el dolor menstrual se redujo significativamente después de la intervención de yoga en comparación con el grupo inicial y de control.

Otro estudio reciente que investigó los efectos del yoga sobre el malestar menstrual en estudiantes de pregrado se llevó a cabo en la facultad de enfermería de la Universidad de Konyang en Corea del Sur. Cuarenta estudiantes fueron asignados al azar a la intervención de yoga o al grupo de control. El grupo experimental practicó yoga durante 60 minutos semanales durante 12 semanas y el programa consistió en ejercicio físico, relajación y meditación. Una vez más, los investigadores observaron una disminución significativa en la intensidad del dolor menstrual en las participantes de yoga en comparación con el grupo de control.

Finalmente, un estudio de la Escuela de Fisioterapia de la Universidad de Khon Kaen en Tailandia examinó los efectos de un conjunto específico de ejercicios de yoga sobre el dolor menstrual. 34 sujetos, de 18 a 22 años de edad, fueron aleatorizados en un grupo de yoga o un grupo de control. El grupo experimental practicó yoga durante 30 minutos dos veces por semana durante un período de 12 semanas. La secuencia específica comenzó con una pose de relajación (Shavasana) seguida de una serie activa de saludos al sol (Surya Namaskara) y terminó con una serie de poses dirigidas a la parte inferior de las piernas y la pelvis. Los investigadores notaron mejoras significativas en el dolor menstrual, el estado físico y la calidad de vida en el grupo de yoga en comparación con la línea de base y el grupo de control.

A pesar de la creciente cantidad de evidencia que respalda el uso del yoga para aliviar los síntomas de la dismenorrea, los mecanismos subyacentes a la eficacia del yoga aún no se comprenden por completo. Un estudio centrado en Yoga Nidra encontró que la práctica moduló el sistema nervioso autónomo para disminuir el dominio simpático y esto se correlacionó con una disminución del dolor menstrual. Otro posible mecanismo es la reducción de los niveles séricos de homocisteína observados después de una intervención de yoga de 8 semanas en un estudio. La reducción de este aminoácido en particular puede indicar una restauración de la función endotelial del útero. Otra investigación pudo descartar el papel de la hormona progesterona en la explicación de los beneficios terapéuticos del yoga. Se sabe que una disminución de la progesterona puede provocar una contracción uterina excesiva durante la menstruación; sin embargo, después de una intervención de yoga de 3 meses, no se notó ninguna diferencia en los niveles de progesterona premenstrual de las participantes a pesar de las mejoras positivas en el alivio del dolor autoinformado. Sin embargo, la evidencia innovadora después de otra intervención de Yoga Nidra sugiere que el yoga puede modular el sistema neuroendocrino y cambiar efectivamente el perfil hormonal de las mujeres con irregularidades menstruales al reducir la hormona estimulante de la tiroides, la hormona estimulante del folículo, la hormona luteinizante y la prolactina.

En resumen, estos hallazgos alentadores, aunque preliminares, sugieren que la terapia de yoga puede ser un tratamiento complementario viable para la dismenorrea al reducir los cólicos menstruales y, además, disminuir los niveles de estrés psicosocial que agravan la dismenorrea. Varios estudios hasta la fecha han presentado claramente sus métodos de investigación y tenían objetivos replicables. Sin embargo, la variabilidad de las intervenciones de yoga entre los estudios realizados hasta la fecha limita el análisis de los resultados. Los estudios futuros deben abordar las limitaciones previas del sesgo, las altas tasas de deserción, la falta de aleatorización, la falta de seguimiento a largo plazo y los métodos autoinformados para medir los resultados. Además, al estudiar un segmento más amplio de la población, los hallazgos pueden generalizarse. Finalmente, los ensayos adicionales deberían abordar más a fondo los mecanismos detrás de la efectividad del yoga para la dismenorrea.

Nikhil
Nikhil Rayburn creció practicando yoga bajo árboles de mango en los trópicos. Es profesor certificado de Kundalini Yoga y ha enseñado yoga a niños y adultos en Vermont, Nuevo México, Connecticut, India, Francia y Mauricio. Es un colaborador habitual del boletín del Instituto de Investigación Kundalini y explora la investigación actual del yoga.

Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.
Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D. es el Director de Investigación de KRI, Director de Investigación del Centro Kripalu para Yoga y Salud, y Profesor Asistente de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. Ha practicado un estilo de vida de Kundalini Yoga desde 1973 y es un instructor de Kundalini Yoga certificado por KRI. Ha realizado investigaciones sobre el yoga para el insomnio, el estrés, los trastornos de ansiedad y el yoga en las escuelas públicas. Es editor en jefe del International Journal of Yoga Therapy y The Principles and Practice of Yoga in Health Care y autor del libro electrónico de la Escuela de Medicina de Harvard Your Brain on Yoga.

Deja una respuesta