CD and DVD Clearance Sale April 2023

por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

Durante siglos, los dolores musculares se han conocido como reumatismo, pero el término fibromialgia (FM) no se acuñó hasta 1976. Fue incluso más recientemente, en 1981, que el primer estudio clínico validó los síntomas asociados con la FM, y hubo un período histórico de controversia en cuanto a los fundamentos de este trastorno y si se trataba de hecho de una enfermedad distinta y creíble. La fibromialgia es un síndrome que afecta los músculos y el tejido conectivo blando y los síntomas incluyen dolor crónico, fatiga, trastornos del sueño y problemas de humor. Algo exclusivo de la FM es la existencia de puntos sensibles dolorosos o puntos gatillo en todo el cuerpo. Los investigadores creen que la FM amplifica el dolor al afectar la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor. El inicio de este trastorno a veces se puede atribuir a un trauma físico, cirugía, infección o estrés psicológico. FM es una de las condiciones de dolor crónico más comunes con aproximadamente 10 millones de personas afectadas en los EE. UU. Mientras que cerca del 90% de los pacientes con FM son mujeres, el trastorno también ocurre en hombres y niños de todos los grupos étnicos. El tratamiento convencional incluye analgésicos, antidepresivos y pastillas para dormir destinadas a controlar los síntomas. Sin embargo, los efectos secundarios comunes de los medicamentos incluyen mareos, náuseas, fatiga y la clase de antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina pueden elevar la presión arterial y causar palpitaciones cardíacas. Otras recomendaciones convencionales incluyen la fisioterapia, el entrenamiento de relajación y la terapia cognitiva conductual, este último tratamiento atestigua el papel que juegan los procesos de pensamiento y los factores psicológicos en los síndromes de dolor.

Los pacientes con FM también utilizan ampliamente los enfoques de tratamiento complementarios e integradores, como el yoga y la meditación, en busca de alivio. El yoga brinda muchos de los beneficios asociados con los tratamientos mencionados anteriormente y puede ser útil como tratamiento complementario para la FM. Los pacientes con FM tienden a la inactividad y el yoga proporciona una actividad física ligera que puede mejorar lentamente el acondicionamiento físico. El aumento de la flexibilidad es importante para los pacientes que presentan rigidez y acortamiento muscular que pueden empeorar la fatiga y el dolor. Además, las ganancias de fuerza y cardiovasculares del yoga pueden proporcionar una base para más ejercicios aeróbicos, que están indicados como beneficiosos para los pacientes con FM. El yoga, consistente con la evidencia de su papel positivo en la regulación del dolor, también puede contribuir al manejo del dolor crónico al inhibir la actividad cerebral en las regiones relacionadas con el dolor, como la corteza somatosensorial. Finalmente, la autoconciencia y la atención plena desarrolladas por el yoga pueden ayudar a reducir los niveles de ansiedad y depresión, lo que también afecta los componentes emocionales del dolor. Estos avances en la relajación y la reducción del dolor también tendrían efectos positivos sobre el estrés y los patrones de sueño.

En 2007, investigadores de la Universidad de Sao Paulo en Brasil realizaron el primer ensayo clínico sobre la eficacia del yoga para el tratamiento de la FM. Gerson Da Silva et al. estudió a 40 mujeres que se asignaron al azar a un grupo de “solo yoga” o a un grupo de “yoga y masaje”. Durante ocho semanas, los sujetos participaron en técnicas de yoga de estiramiento, respiración y relajación. Además, el grupo de ‘yoga y masaje’ también recibió Tui Na, que es una forma tradicional de trabajo corporal chino. Los investigadores observaron disminuciones significativas en la intensidad del dolor y mejoras en el Cuestionario de impacto de la fibromialgia (una herramienta de uso común para evaluar el impacto y los síntomas de la FM) en ambos grupos. Sin embargo, con el tiempo, contrariamente a la creencia típica de que más es mejor, los pacientes en el grupo de ‘solo yoga’ informaron una menor intensidad del dolor que el grupo que había agregado masaje y trabajo corporal, lo que sugiere que una terapia pasiva podría disminuir el control sobre los síntomas de FM y pueden ser preferibles las terapias que mejoran la autoeficacia.

Otro estudio histórico investigó los efectos del yoga en los niveles de cortisol en pacientes con FM. El cortisol es una hormona esteroide que se produce en respuesta al estrés y puede tener efectos secundarios sobre el dolor, la fatiga, la función inmunológica y el sueño. Investigadores de la Universidad de York en Toronto, Canadá, investigaron a 22 sujetos femeninos que participaron en clases suaves de Hatha yoga de 75 minutos que consistían en posturas, respiración y meditación, dos veces por semana durante 8 semanas. Los resultados sugirieron que una intervención de yoga puede reducir el dolor y el catastrofismo (pensamientos negativos disfuncionales), aumentar la aceptación y alterar los niveles totales de cortisol en mujeres con FM. Si bien la intervención de yoga no resultó en mejoras en las puntuaciones de ansiedad y depresión, otros estudios de yoga de mujeres con FM han demostrado este beneficio adicional. No obstante, los cambios observados en los niveles de cortisol proporcionan evidencia objetiva preliminar de los mecanismos subyacentes a la eficacia del yoga para pacientes con FM.

Un estudio más reciente, publicado en el International Journal of Yoga Therapy en 2016, fue dirigido por el investigador de yoga James Carson de la Oregon Health & Science University en Portland, OR. Los estudios piloto anteriores de su equipo de investigación mostraron una mejora significativa en pacientes con FM después de una intervención de yoga. Las evaluaciones de seguimiento a largo plazo mostraron que los pacientes mantuvieron la mayor parte de los beneficios del tratamiento. El estudio recopiló datos piloto de 7 pacientes mujeres que participaron en una intervención de yoga de 8 semanas, con clases de 120 minutos semanales. Las clases incluyeron estiramientos suaves, meditación, técnicas de respiración y presentaciones didácticas sobre la aplicación de principios yóguicos para un afrontamiento óptimo. Registraron cambios significativos en la tolerancia al dolor por calor, el umbral del dolor por presión y las sensaciones posteriores al dolor por calor. Estas mejoras sugieren la mitigación de varias anomalías asociadas con la FM, como una mayor sensibilidad al calor y una menor tolerancia al dolor. Este pequeño estudio arroja luz sobre cómo el yoga puede afectar las vías del dolor en pacientes con FM y revela algunos de los mecanismos subyacentes mediante los cuales se logran resultados positivos.

No es sorprendente que estos primeros estudios, aunque alentadores, estén limitados por tamaños de muestra pequeños y, en algunos casos, por la ausencia de un grupo de control. Se requieren ensayos controlados aleatorios (ECA) más grandes para agregar poder estadístico y comprender mejor los mecanismos que subyacen a la eficacia de las intervenciones de yoga. Además, estos estudios se han centrado en mujeres con la afección y sería útil incluir participantes masculinos en ensayos futuros para aumentar la generalización de los hallazgos. De hecho, un estudio en curso patrocinado por el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. está reclutando veteranos masculinos y femeninos con FM para participar en un RCT que compara la efectividad de una intervención basada en yoga con un programa estructurado de ejercicios.

Teacher

Deja una respuesta