Por Nikhil Ramburn y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

La meditación Kirtan Kriya es una de las prácticas exclusivas de la firma de Kundalini Yoga tal como la enseñó Yogi Bhajan. Hay múltiples beneficios atribuidos a esta kriya y, lo más importante, investigaciones recientes han demostrado que esta práctica puede reducir los niveles de estrés y aumentar la actividad cerebral en áreas asociadas con la memoria.

Una voz líder en el enfoque médico integrador para la prevención de la enfermedad de Alzheimer, el Dr. Dharma Singh Khalsa y la Fundación para la Investigación y la Prevención del Alzheimer (ARPF), presenta a Kirtan Kriya en la página de inicio de su sitio web . El ARPF fue fundado en 1993 por Dharma Singh Khalsa, MD y ha financiado y realizado años de investigación con eminentes centros universitarios de investigación en los EE. UU. y en Europa. El ARPF se dedica a realizar estudios longitudinales sobre los beneficios terapéuticos de la terapia de Kundalini Yoga y, especialmente, Kirtan Kriya sobre el deterioro cognitivo, el deterioro cognitivo leve y la prevención del Alzheimer, incluidos estudios de imágenes funcionales, genómica, biomarcadores y pruebas neurocognitivas. Entre los investigadores destacados que han colaborado con el Dr. Dharma Khalsa en la investigación de Kirtan Kriya recientemente publicada y financiada en parte por ARPF se encuentran la Dra. Kim Innes de la Universidad de West Virginia y la Dra. Helen Lavretsky del Departamento de Psiquiatría de la UCLA.

La Dra. Lavretsky es una psiquiatra geriátrica que dice en broma que se fue de Rusia a Estados Unidos para encontrar Kundalini Yoga tal como lo enseñó Yogi Bhajan. De hecho, sus enseñanzas impactaron profundamente en su vida personal y profesional y ahora enseña y realiza investigaciones en la neurociencia de la salud mental integradora y la neurociencia de la conciencia y la iluminación. En enero de 2017, el Dr. Lavretsky y sus colegas publicaron los hallazgos de un ensayo controlado aleatorizado (RCT, por sus siglas en inglés) que involucró a 81 participantes de 55 años o más con deterioro cognitivo leve (con síntomas como olvidar nombres de manera significativa y extraviar elementos). Los sujetos fueron asignados a 12 semanas de entrenamiento estandarizado para mejorar la memoria (MET, que es una terapia convencional conocida) o yoga y luego se les dio seguimiento durante un período de seis meses. El grupo de yoga participó en clases semanales de Kundalini Yoga de 60 minutos, que incluían calentamientos, entrenamiento de la respiración (pranayama), 12 minutos de Kirtan Kriya, meditación y Shavasana (descanso profundo). El grupo de entrenamiento de yoga también practicó Kirtan Kriya durante 12 minutos diarios en casa. Después de la intervención de 12 semanas, no hubo diferencias en las tasas de abandono, lo que sugiere la idoneidad de Kundalini Yoga y Kirtan Kriya para esta población. Si bien ambos grupos mostraron una mejora significativa de la memoria a las 12 semanas posteriores a la intervención y a las 24 semanas de seguimiento, solo el grupo de yoga mostró mejoras significativas en las medidas del funcionamiento ejecutivo, la depresión, la ansiedad y la resiliencia psicológica.

Además de estos resultados, se examinó una submuestra de 25 participantes de este estudio utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para documentar la conectividad cerebral, la estructura y los cambios químicos asociados con las 12 semanas de yoga o MET. La Dra. Lavretsky y sus colegas descubrieron que el yoga era tan efectivo como el entrenamiento de la memoria para mejorar las conexiones entre las regiones del cerebro involucradas con el desempeño de la memoria verbal. Estos hallazgos preliminares son alentadores y sugieren que el yoga puede producir cambios funcionales en el cerebro asociados con una mejor memoria en las personas mayores.

La Dra. Kim Innes es una reconocida investigadora del yoga que ha investigado la eficacia del yoga para una serie de afecciones médicas, incluida la diabetes tipo 2, los trastornos del sueño y las enfermedades cardiovasculares, así como en la salud de las mujeres y los ancianos. En un perfil de Yoga Journal sobre su investigación sobre el yoga, se citó: “Fue mi experiencia personal con el yoga y los beneficios que sentí, como la reducción del estrés y un mejor sueño, lo que despertó mi interés en estudiar el yoga como una intervención de enfermedades”. Su estudio Kirtan Kriya, también publicado en enero de 2017, informó mejoras similares en la cognición y la memoria en adultos mayores con deterioro cognitivo subjetivo. Este fue el primer ECA diseñado para examinar los efectos de las prácticas mente-cuerpo sobre la memoria y el funcionamiento cognitivo en esta población. El estudio evaluó a 60 adultos mayores asignados a un grupo de meditación Kirtan Kriya oa un programa de escucha de música. Los sujetos practicaron en casa durante 12 minutos todos los días durante 12 semanas. Los participantes de ambos grupos mostraron mejoras marcadas y significativas en el funcionamiento de la memoria subjetiva y el rendimiento cognitivo objetivo después de 12 semanas. Además, el seguimiento posterior a la intervención reveló que las ganancias sustanciales en la memoria y la cognición se mantuvieron o aumentaron aún más, lo que sugiere que la meditación Kirtan Kriya es un protocolo eficaz para mantener las mejoras de la memoria en adultos mayores con etapas preclínicas de la enfermedad de Alzheimer. Como beneficio adicional, Kirtan Kriya mostró una mayor mejora en las puntuaciones de sueño, estado de ánimo, estrés y calidad de vida en comparación con el grupo de música.

La investigación de ARPF y los Dres. Lavretsky e Innes han llamado significativamente la atención sobre el potencial de Kirtan Kriya a través de varios reportajes y artículos . La investigación sugiere que Kirtan Kriya parece ser una intervención eficaz para aumentar la actividad cerebral en áreas asociadas con la memoria y tiene efectos duraderos. Sin embargo, estos ensayos preliminares están limitados por tamaños de muestra relativamente pequeños y se requieren más estudios longitudinales con muestras más grandes y diversas para generalizar y confirmar estos hallazgos. Además, sería ventajoso si se pudieran medir diferentes biomarcadores objetivos adicionales de cognición y pérdida de memoria en la investigación de Kirtan Kriya para profundizar nuestra comprensión de los mecanismos de acción de esta meditación. El potencial de una intervención conductual simple que podría prevenir los síntomas del deterioro cognitivo y el propio Alzheimer sería una contribución importante a esta preocupación médica común y creciente.

Deja una respuesta