Por JanSev Singh y Sat Bir Singh Khalsa, Ph.D.

La investigación sobre el valor terapéutico del yoga ha crecido rápidamente, incluidos los estudios de investigación que se están volviendo más rigurosos en el diseño de la investigación y los estudios que evalúan enfermedades nunca antes evaluadas. Si hubiera preguntado hace solo una década si el yoga podría haber sido útil para condiciones psiquiátricas más graves, como el autismo, la psicosis o la esquizofrenia, la respuesta probablemente habría sido completamente negativa o al menos una expresión de fuerte escepticismo. Sin embargo, la eficacia del yoga como terapia parece no tener límites, y ahora está surgiendo evidencia creíble a favor del yoga para el tratamiento de tales trastornos, especialmente para el trastorno psicótico esquizofrenia.

¿Qué son los trastornos psicóticos?

Un trastorno psicótico se refiere a una función anormal o trastornada del estado mental de un individuo con tendencias delirantes y paranoicas, así como depresión, disfunción social, irregularidades endocrinas y falta de motivación. La esquizofrenia y la psicosis se destacan entre los trastornos psicóticos enumerados en el DSM-V (el texto de referencia clínica ampliamente aceptado para diagnósticos psiquiátricos) por sus síntomas altamente debilitantes y la lucha constante para proporcionar un tratamiento eficaz. La prevalencia de la esquizofrenia es de aproximadamente 5 personas afectadas de cada 1.000 y más del 60% de los pacientes diagnosticados con esquizofrenia presentan síntomas recurrentes de por vida. La falta de comprensión de la esquizofrenia hace que el trastorno sea una carga para diagnosticar, y mucho menos para tratar. Los factores de riesgo incluyen la predisposición genética de un individuo, la exposición a productos químicos, productos farmacéuticos y drogas recreativas y un nivel socioeconómico bajo.

Debido a que los factores causales subyacentes de la esquizofrenia aún no se conocen por completo, el mejor curso de acción para los médicos es apuntar al control de los síntomas. Los tratamientos farmacoterapéuticos han logrado avances significativos, especialmente con los llamados síntomas “positivos”, como los delirios y las alucinaciones, mientras que los síntomas “negativos” (desmotivación y depresión), así como los síntomas cognitivos, tienden a persistir. Además, se sabe que la farmacoterapia para la esquizofrenia causa otras complicaciones tanto clínicas como psicológicas, lo que lleva al deseo de posibles tratamientos conductuales efectivos que eliminen tanto los efectos secundarios como los problemas de cumplimiento con los medicamentos. Dado que se ha demostrado que la terapia de yoga mejora la regulación de las emociones, la cognición, la función endocrina y el metabolismo, así como la disfunción menstrual, no sorprende que se haya considerado para los trastornos psicóticos. Resulta que el yoga parece tener un beneficio potencial para la esquizofrenia. Durante los últimos seis años se han publicado más de una docena de ensayos de investigación que evalúan el yoga como tratamiento primario o complementario para este trastorno, muchos de los cuales fueron realizados por el equipo de investigación del Dr. BN Gangadhar en el Centro Avanzado de Yoga, Salud Mental y Neurociencias. dentro del prestigioso Instituto Nacional de Salud Mental y Neurociencias en Bengaluru, India, que es la principal institución de investigación y tratamiento psiquiátrico de la India. De hecho, la cantidad de esta investigación ha llevado a la publicación de al menos tres artículos de revisión que resumen esta evidencia, aunque dada la pequeña cantidad de ensayos, la mayoría de los cuales son de naturaleza preliminar, en este momento solo es posible obtener conclusiones modestas sobre la eficacia. .

Investigación de yoga para pacientes esquizofrénicos

En un estudio realizado por el grupo de Gangadhar publicado en 2012, los pacientes esquizofrénicos fueron evaluados utilizando una escala de síntomas positivos y negativos al comienzo de un ensayo de cuatro meses. Durante los cuatro meses, un grupo practicó 45 minutos de yoga casi todos los días, mientras que otro grupo no lo hizo. El grupo que practicó yoga mostró mejoras, según un informe de escala de síntomas negativos, del 35 por ciento de los pacientes, mientras que menos del 10 por ciento de los pacientes que no practicaron yoga mostraron mejoría. Otros estudios que se centraron en el yoga como terapia complementaria mostraron mejoras en las escalas de síntomas negativos y positivos e incluso en las escalas de calidad de vida. Si bien los mecanismos biológicos de cómo funciona el yoga no se conocen por completo, los investigadores han identificado algunas explicaciones posibles a través de hallazgos experimentales.

Los pacientes esquizofrénicos tienden a mostrar déficits cognitivos sociales. Se entiende que una hormona en particular, la oxitocina, modula la cognición social mejorando el procesamiento de señales emocionales sociales positivas. Las personas con bajos niveles de oxitocina demuestran un funcionamiento social deteriorado, como se ve en las personas diagnosticadas con autismo. Un estudio que se centró en los niveles de oxitocina y la cognición social indicó que el yoga mejoró los niveles de oxitocina en pacientes esquizofrénicos que también estaban bajo terapia farmacológica. Una explicación de cómo el yoga afecta los niveles de oxitocina es a través de la estimulación del nervio vago, que en animales se ha correlacionado con niveles elevados de oxitocina. Aunque el impacto del tratamiento de yoga se ha informado en las escalas de síntomas “negativos”, también hay estudios que informan tendencias de mejora en las escalas de síntomas positivos.

Con el respaldo de solo unos pocos estudios, el yoga también puede estar demostrando ser un tratamiento útil para los pacientes que sufren de psicosis como un tratamiento adicional o adyuvante en pacientes tratados simultáneamente con antipsicóticos. Clínicamente, el yoga parece ser más beneficioso para promover la calidad de vida y aliviar los síntomas negativos como la disfunción social y la depresión. En un estudio, los pacientes psicóticos en un grupo de práctica de yoga mostraron mejoras comparables en las medidas de síntomas negativos a las de aquellos que hacían ejercicio, pero las calificaciones de depresión del grupo de yoga mejoraron más marcadamente que las del grupo de ejercicio. Los estudios de investigación futuros podrían apuntar a emplear prácticas a más largo plazo al comparar el yoga con el ejercicio para revelar más diferencias entre estas dos formas de terapia complementaria, como ya lo han hecho otros estudios en la investigación no relacionada con la psicosis.

El yoga ofrece un enfoque del cuidado de la salud que muchos investigadores y practicantes alopáticos aún tienen que entender por completo, ejerciendo su beneficio terapéutico en la conexión y la interfaz entre la mente y el cuerpo. Afortunadamente, hay médicos pioneros inspirados e investigadores biomédicos dedicados al avance de la terapia de yoga como un tratamiento clínico aceptado. Sin embargo, al igual que la investigación sobre otras intervenciones conductuales y psicológicas, la investigación sobre el yoga presenta importantes desafíos científicos y técnicos, incluida la dependencia de medidas “subjetivas” y la posible influencia de múltiples variables de confusión en la intervención. Por ejemplo, una de las fortalezas del estudio en el que se informó que la oxitocina se elevó a partir de la práctica del yoga es el uso de una medida bioquímica “objetiva”. Sin embargo, otro posible mecanismo por el cual los pacientes podrían haber mejorado en este estudio es la exposición social que se produjo al asistir a una clase de yoga. Abordar este problema requiere refinamientos/mejoras en el diseño experimental para controlar esta variable. Una vez que el volumen de evidencia de la investigación clínica se vuelve convincente y los mecanismos psicofisiológicos subyacentes se comprenden más claramente, el tratamiento de yoga puede convertirse en última instancia en una prescripción de rutina para diversas afecciones por parte de los proveedores de atención médica y, al menos en algunos casos, no solo como un tratamiento complementario.

Deja una respuesta